JARABE PARA LA TOS DE CEBOLLA Y MIEL

Estos días están siendo muy duros climatológicamente hablando. Frío, lluvia, nieve, viento…
Toda España está sufriendo bajas temperaturas.
Esto facilita que se produzcan más resfriados. Aparece la congestión, dolores de cabeza, molestias en la garganta, y la molesta tos.
Manuel lleva dos días sin parar de toser, y hoy mucho más.
Mi madre ponía una cebolla cortada junto a la cama, y al respirar los vapores y los aromas, la tos mejoraba durante la noche.
La cebolla así, renueva el aire de la habitación y aísla los gérmenes, facilitando la respiración.
El jarabe de cebolla y miel es otro de los remedios clásicos que funciona. Lo sé, porque hoy se lo he preparado a Manuel, y de momento no se le escucha toser.

Le ha aliviado mucho.

No tiene contraindicaciones, es barato, sueles tener los ingredientes a mano, sencillo y natural.
Prueba a hacerlo y verás cómo funciona.
¡ah, algo muy importante! Al ser de cebolla pensarás que tiene mal sabor, y que tus hijos no querrán tomar. Pues todo lo contrario.Cuando lo prueban, cambian de opinión. La miel y el limón mejora el sabor.

Ingredientes:

Una cebolla mediana, dos vasos de agua, el zumo de un limón,
dos cucharaditas de miel.
Preparación:
En un cazo, echa los dos vasos de agua, corta la cebolla en trozos grandes y hierve durante unos quince minutos,
Deja reposar cinco minutos más.
Cuela y añade dos cucharaditas de miel, En el momento de tomarlo, añade el zumo de limón, toma dos o tres veces al día.(una cucharada grande, o dos pequeñas)
No dejes más de dos días el jarabe.
La cebolla: “facilita la expectoración, calma la tos y la irritación de las vías respiratorias. Cocida y aplicada en cataplasmas es eficaz en bronquitis, laringitis y afecciones de las vías respiratorias”. En general, ayuda a mejorar nuestras defensas.